jueves, 30 de octubre de 2014

Casa



La primera vez que monté en avión fue a los 24 años. Sorprendente!!!!. Estábamos en 6º de carrera y nos fuimos a Suiza de viaje fin de estudios ( ilusos de nosotros, porque los estudios nunca acabaron ahí, es más, eran sólo el principio). Era la primera vez que salía al extranjero, porque creo que no cuentan las excusiones a Ceuta de las Colonias, ni el viaje a Andorra y a la Virgen de Lourdes con el colegio.( Todavía recuerdo las garrafas de agua con las que cargamos y ese impermeable de plástico transparente que nos encajamos).

Pasados 5 años, volví a salir. Roma, la piu bella citta. Consciente de mi cultura de viaje cero, como dice Sabina, "mi corazón de viaje", fue entonces cuando emergió. Paris, Londres, Lisboa, Viena, Munich, Innsbruck, Cracovia, ....Si, ya en la treintena, viajar se convirtió en imprescindible. En una auténtica necesidad. Mi alma es como una planta carnívora ávida de nuevas ciudades, rincones, paisajes, experiencias, arte, arquitectura, cocina, mar, y en definitiva, ávida de enriquecimiento. Y si, es en esa zona, fuera de la zona de confort, donde me siento bien. Donde me espabilo y aprendo, donde más me gusta estar.

"¡Hola, soy Laura!, será un placer verlo contigo ;)."

Lau.

2 comentarios:

march dijo...

I like like

Laura dijo...

Thanks, March. Kisses!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...