martes, 4 de febrero de 2014

Hat

Ella sabía ponerse el sombrero. Estaba condenada a ser feliz, eternamente. Pero aprendió con el tiempo, que sin la tristeza, la felicidad no se apreciaba. Puede acabar ahogando el corazón. 


Aprenderé, me lo pondré una y mil veces. Con mis gafas, en mi casa, para el frio ó simplemente por que me gusta con esa ropa. Me lo pondré, porque me  encanta el rollo masculino en chica. Me mirare al espejo, mil veces más. Guardarlo como uno más de mis tesoros y disfrutar del placer de cuidarlo. Treinta y cinco años esperándote. Ahora te tengo, ;).


Javier y Veronica, en la calle Rosario, encantadores y amigos. Una tienda fantástica, con sombreros de calidad exquisita, como por ejemplo el mio, que es de castor, y gorras y boinas y panamas, chisteras, bombines, en fin de todo e ideal. Llevan fabricando muchisimos años y son unos expertos. Fernandez y Roche, en la calle Rosario. Magnificos sombreros.
Buen finde a todos, ;).

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...