lunes, 1 de octubre de 2012

De las muchas joyas de Sevilla. El Barroco del Hospital de la Caridad.

"Toda la semana siendo currito, para el domingo darte un regalito"

Sevilla, is a lovely place!!!!!!. Y además, me quedan todos sus entresijos por descubrir. Uno de los que se borra de la lista de pendientes, es la "Misa Tradicional" del Hospital de la Caridad. La tenía pendiente desde que cambié la "Alfalfa" por el "Arenal" este verano. Como no soy ninguna autoridad en este tema; si alguien quiere profundizar en esta misa Tridentina y su significado, no tiene más que ponerla en Google; de momento, mi aportación es únicamente social y sensorial. Solo se celebra en unas cuantas ciudades españolas, y Sevilla es una de ellas. No se celebra en la capilla de la calle Trempado. Hay que pasar dentro del Hospital, cruzar el patio, giras a la izquierda y en la capilla interior, se celebra esta misa en latín y de cara a Dios, por lo tanto de espaldas a los asisteLntes. Personalmente, sentí, un momento místico dentro de aquella capilla austera en ornamentación barroca y sin embargo con pinturas del XVII, coetaneos de Murillo y Valdés Leal, enmarcadas en pan de oro. El ritual, aprendido por los asiduos a ella, hace que te sientas un intruso, en la tradición de los que particpan de esa Hermandad. Por un momento, desee pertenecer a esa unión, aprendida y cómplice de los allí presentes, hablando en latín, que eran todos menos yo. 
Más tarde, el mismo domingo, esta vez si, en la capilla de la callle Temprado, se celebra Misa. Esta Misa es la convencional que todos conocemos, y para los que no conozcáis esta capilla, os diré que es una joya del barroco sevillano, con la ejemplificación de Mañara de la Caridad. Con un altar policromado por Valdés Leal en pan de oro, barroco máximo y pinturas de Murillo (muchas robadas y hechas copia) y de Valdés Leal (originales), que muestran el pesimismo del final del S. XVII. En el mosaico de abajo, os enseño a Miguel de Mañara (al que veo todos los días al salir de mi casa, pues preside el patio del corral donde vivo) y los famosos "Finis gloriae mundi" y "In Ictu Oculi" de Valdés Leal. Si venís a Sevilla, no dejéis de verlo, por favor.
"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
mas recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno."

Buena semana y buena vida, ;).
 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

*-*

laura dijo...

*=*

Anónimo dijo...

No m he enterado de nada...ya me contaras q tal el libro q te he recomendado,a su lado tu eres Dickens

laura dijo...

Como que no???????, cuando vengas a Sevi, ya te lo verás en directo. Todavía no me he bajado el libro, luego te digo cuando lo consiga.

Cassis dijo...

Laura, me encanta que tengas tanta sensibilidad sin ser de aquí y hayas captado su verdadera esencia. Yo que hace un par de meses no estoy en Sevilla, ya estoy llorando.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...