domingo, 15 de enero de 2012

Lifestyle

Buenas tardes a todos, queridos lectores.
Por fin tengo tiempo para escribir en nuestro "Things of Lora". Hoy es domingo, son las 6: 40 p.m. y acabo de llegar a casa mas inspirada que nunca para postear esta tarde de domingo, como las que hay pocas.
Cuando en Sevilla llueve en domingo de invierno, las calles se vacían y el tráfico es inexistente. Hoy hemos comido en casa de mi suegra en Triana y hemos vuelto al centro sobre las 5,30 p.m.. Íbamos del garaje a casa y no nos hemos podido resistir a pasear esta Sevilla con esa luz que se le queda después de llover durante todo el día. Esa luz blanquecina, nublosa y con un halo misterioso propio de película de intriga londinense. De Tetuán a Sierpes con una parada en Laredo para comprar una trenza de cerezas, subiendo por Entrecarceles, Alvarez Quintero y a la Catedral, de color mojado y verdín. Calle del agua, la calle Vida y luego la calle pimienta, llegamos a Mateos Gago y atención!!!!, huele a naranja. Abades, Corral del Rey y a la Alfalfa. Todos esto con dos monos en la calle. 
Gran tarde la de hoy. Que lluevan muchos domingos de lluvia de invierno y que no salga nadie a la calle, para que podamos disfrutar de esta Sevilla pura y tranquila, la que a mi, más me gusta.

Las fotos son hechas con el móvil. La que sujeta la cajita de Robles soy yo, con un look antítesis a todas las revistas de moda. Hoy he ido vestida como si fuera a la montaña. Botas de Trekking, pantalones de forro polar, sudadera de Scotland, impermeable de mi madre de cuando se inventó el arroz y cero de maquillaje, escapando de mi habitualidad de ir pintada como una puerta, ;), en definitiva, hecha un desastre, pero tan calentita y tan agusto.

Este es uno de mis dulces favoritos. La trenza de Cerezas de Laredo( Robles), está en la plaza de San Francisco, esquina con Sierpes. No dudéis en probarla si pasáis. Cuesta 1,60 euros, es de lo mas sencillo que tienen, pero riquísima. Por las mañanas el hojaldre está mucho mas crujiente y fresco, pero aunque las compréis por la tarde sigue rica también.
Este es uno de los laterales de la Catedral de Sevilla, con el color mojado que os decía antes y el verdín y esa luz gris,humo y blanca que teníamos esta tarde en esta Sevilla color intriga.

Mas de lo mismo, y para que veáis que no había nadie. ¡¡¡¡Que gusto!!!!

Y aquí acabó la tarjeta de memoria y por tanto mis fotos. Con otro costado catedralicio, muy gótico barroco, y con fondo blanquecino. Un paseo mas que agradable, dado con la tranquilidad de mi actual humilde posición. De momento, han quedado atrás mis días de entregas en el estudio, de prepararme las clases para la universidad, de tener ese remordimiento constante porque tenia que estudiar hasta los domingos para las oposiciones. Ahora, mi "lifestyle" no sufre nostalgia de aquello, de lo humilde también se aprende. Te permite pasear tranquila una tarde de domingo. Feliz noche, ;).

2 comentarios:

Cassis dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Pasear por Sevilla después de llover con los monumentos y el aire limpios, es un auténtico placer que reconforta el alma. Un besito.

Laura dijo...

Si, y sin gente, fundamental, ;). Gracias por comentar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...